Cómo sobrevivir al Estrés

Con la llegada de Marzo se acaban las vacaciones, el verano va quedando atrás y volvemos a enfrentarnos con un nuevo año laboral o de estudios. Nuestra preocupación ya no es a dónde iremos de vacaciones, sino cómo pagar el permiso de circulación, las matrículas, los seguros, no agarrarse el taco en Santiago, las metas en el trabajo, el jefe nuevo, los horarios, el metro, la gente enojada, el invierno que viene, estudios, cambio de hora, política, etc… Y frente a todo esto muchos comienzan a sentir el tan mencionado Estrés, pero ¿qué es el Estrés?

 Según la Organización Mundial de la Salud, el estrés se define como el conjunto de reacciones fisiológicas que prepara al organismo para la acción. Originariamente, los seres humanos se estresaban frente a algún tipo de peligro, frente a alguna situación en la que había que estar alerta y preparado para poder reaccionar y salvar su vida, pero en la actualidad las cosas han cambiado bastante y generamos altos niveles de estrés en forma continua diariamente, lo que finalmente va debilitando nuestro organismo. Frente a esto, ¿qué hacer? ¿cómo manejar el estrés?

 A continuación encontrarás algunos sencillos pasos para disminuir el estrés y mejorar tu calidad de vida.

 1. Identifica los estresores: muchas veces nos sentimos estresados pero no tenemos claro su origen. Cuando sucede esto es momento de detenerte y ponerte a reflexionar por algunos minutos.

 2. Elimina: una vez que tienes identificadas las fuentes de estrés, te encontrarás en condiciones de eliminar algunas de ellas, por ejemplo cerrar temas pendientes y desvincularte de compromisos que no sientes que podrás cumplir te hará sentir liberado de un poco de presión.

 3. Hazlo: si tienes algo que hacer, hazlo, no lo pienses demasiado, posponerlo sólo generará más estrés y preocupación.

 4. Di NO: si no tienes tiempo o no te sientes capaz, dilo, no te sobreexijas en periodos que de por sí ya están siendo agotadores.

 5. Respira: si te sientes estresado o angustiado tómate unos minutos para concentrarte en tu respiración, concéntrate en que sea cada vez más profunda y lenta. Cuando te sientas más tranquilo retoma con calma tus labores.

 6. Duerme: en promedio los adultos necesitan entre 7 y 8 horas de sueño, dormir menos puede producir dificultades en la concentración, memoria y angustia.

 7. Come sano: mantener una dieta alta en vitaminas comiendo frutas y verduras te hará sentir más relajado y con más energía.

 8. Entretención: identifica las cosas que te gustan hacer y date el tiempo de hacerlas, liberarás sustancias en tu cerebro que ayudarán a mantener el optimismo y la energía durante el día.

 9. Evita las discusiones: todo se soluciona conversando y si sientes que vas a perder el control, respira hondo o retoma la conversación más tarde.

 10. Di lo que sientes: “lo que se resiste, persiste”, si algo te molesta, te pone nervioso o triste, conversalo con la persona adecuada y en el momento oportuno. Guardarte lo que sientes implica un gasto de energía muy grande, favorece el resentimiento y te estresará mucho más.

 11. Organízate: si tienes muchas cosas que hacer y sientes que no te alcanzará el tiempo, ordenalas según su prioridad y el tiempo que tienes disponible, puedes poner horarios y calcular el tiempo aproximado que te demorarás en hacerlas, de esta forma puedes distribuir las tareas en varios días y tener claro cuando tendrás todo listo.

Cómo saber si tengo Depresión

Mucho se habla de la depresión, la mayoría alguna vez ha dicho estoy deprimido o se lo ha dicho a alguien más al verlo triste o decaído, pero, ¿qué es realmente la Depresión?.

En el siguiente artículo te explicaré a qué prestarle atención para saber si tienes depresión, qué síntomas son los característicos y qué hacer al darte cuenta que tienes Depresión.

 La Depresión es un trastorno del estado del ánimo, es decir, que tu estado anímico ha cambiado de lo esperable o de como es normal en tí. En este caso te podrías sentir muy triste, con ganas de llorar y un sentimiento de desesperanza. Además podrías sentirte irritable, enojado o como si todo te molestara y te afectara más de lo habitual. Debido a esto, puedes discutir más con tus cercanos o comenzar a aislarte.

 En muchos casos, las personas que están pasando por un episodio depresivo pueden dejar de comer, o comer menos de lo habitual (aunque en algunos casos ocurre lo contrario), lo que los lleva a bajar de peso. Además, puedes tener problemas de sueño como dormir en exceso, tener dificultad para quedarte dormido, despertarte durante las noches o despertar muy temprano en la mañana y una sensación de cansancio aunque no paresca haber razones para esto.

 Otro síntoma característico es la pérdida de la capacidad de disfrutar, es decir, que ya no deseas hacer las cosas que antes te encantaban porque ya no las encuentras interesantes o han perdido sentido. Por ejemplo, alguien que le gustaba mucho la jardinería, comienza a descuidar sus plantas y pierde el interés. Además, puedes tener dificultades para concentrarte y recordar cosas.

 Finalmente, muchos pacientes con depresión suelen pensar en la muerte, en hacerse daño o suicidarse.

 ¿Entonces, qué hago ahora que tengo Depresión?

 Lo primero que debes saber es que tener Depresión no significa ser débil ni poco capaz de enfrentar los problemas. Un gran porcentaje de la población (alrededor del 20%) tiene Depresión y existen muchos tratamientos que se pueden adaptar a tu personalidad, estilo de vida y preferencias.

 Entonces deberías buscar ayuda, lo primero que debes hacer es hablar sobre lo que sientes, ya sea a algún amigo, familiar o persona de confianza, esto te ayudará a sentirte apoyado en este proceso. En segundo lugar, lo más probable es que necesites ayuda profesional, por lo que debes recurrir a un psicólogo o psiquiatra, quienes te podrán guiar hacia la mejor alternativa de tratamiento para tu caso.

 Finalmente, no pierdas la esperanza. Si bien es difícil poder ver las cosas positivas al tener depresión, es importante que recuerdes que si sigues un tratamiento te sentirás mejor, aprenderás nuevas formas de afrontar tus problemas y tener una mejor calidad de vida.